jueves, 26 de febrero de 2015

superioridad estúpida

La sociedad humana, el mundo que hemos construido, va mal porque estamos mal por dentro; y no es que tengamos una deformidad o anomalía física, muchomenos que estemos poseidos o algo por el estilo; al decir que algo malo esta en nuestro interior estoy hablando de nuestra mente. Tenemos la idea de grandeza, unos deseos de dominación y reconocimiento que pocos humanos son capaces de superar y someter a su voluntad.

Queremos ser importantes y poderosos; queremos dominar, estar en la cima y pisotear a los que no nos merecen; queremos que al vernos pasar la gente diga: "mira ahí va fulanito, es ese que hizo tal cosa y que tiene tal coche". Morimos de ganas por eso.

Pero en este mundo no todos pueden estar en la cima, no todos pueden ser poderosos y no todos son reconocidos; así nos programaron, y es una programación estúpida y absurda; la gente va por ahí alabando a otras gentes por sus proezas efímeras y su poder económico mientras a la gente que deberdad deberían reconocer y apreciar la ignoran.

Las personas viven frustradas porque no son poderosos, no tienen libertad económica y sobre todo porque no son reconocidos; por eso tanta agresión; viven enojados porque están esperando ser reconocidos y admirados por sus congéneres; pero estos no lo hacen, ellos admiran al artista, al futbolista y al rico; ¿quien quiere reconocer y admirar a un hombre mundano? ¿A un pescador? ¿A un oficinista? ¿A un desconocido?; por desgracia al no sentirnos reconocidos y admirados por la masa nos sentimos solos y nos ponemos agresivos; por esa razón cuando a un hombre o mujer común le es dado un puesto desde el que se pueda sentir "superior" actúan déspotamente, actúan como unos idiotas porque se están desquitándose de toda una vida de ser ignorados y despreciados; ahora que alfin tiene "poder" y "mando", ahora que tienen a alguien o aun grupo que es " inferior a el" aprovecha para que estos se den cuenta de su fuerza, de su dominio, de lo poderoso que es; desea someter a sus subordinados al mismo desconocimiento  y rechazo que el o ella sufrieron.

Pero sin importar que tanto luchemos por la grandeza y el reconocimiento no cambiara el hecho de que somos insignificantes a escala cósmica; podemos ser los dueños del mundo, podemos ser reyes, grandes deportistas reconocidos, políticos poderoso, banqueros miññonarios o cualquiera de esos sueños que tienen los humanos, al final no somos nada; al final el sol estallara y borrara de golpe todo nuestro legado; y no importa que hayas sido el hombre más poderoso pues no quedara nada de ti.

Los humanos nos morimos, a veces literalmente, por ser mejor o más que el vecino; queremos demostrar que somos únicos, que somos especiales; las religiones, las patrias y cualquier conglomerado de gente que tenga una idea de superioridad no son más que seres que buscan atención. A ellos no les dijeron que la única persona que puede decirte sivales o no eres tu mismo; En muchos casos nos matamos y luchamos para demostrar que somos dignos y aceptados ante dios, la patria o la sociedad; pero rara vez un humano se para a pensar si se acepta, dignifica, enpodera o reconocerse a si mismo como en ser que es, con defectos y limitaciones; con deseos y sueños; con mucho más amor que odio; que es una criatura insignificante, pero tremendamente especial; cuando te dad valor a ti mismo y te haceptas como la criatura que eres, como una miniatura deñ universo, no hay sentimiento de superioridad en ti y al no haber tal sentimiento, no necesitas pisotear y humillar a tus Semejantes para sentirte bien.

pozos y relámpagos

Ojos como pozos de miel
Destellan sinceros por la noche,
Cabellos tormentosos
Indomables,  azarosos,
Como relámpagos
De algún dios furioso...
Quizá caigan esta noche
Coronadas con laurel
Y en suspiros deliciosos
Se escapen de esos ojos,
Como un brillo,
Esperanzas de cariño
Cual luciérnagas del camino
Alumbrando el misterio de la noche,
Revelándose a tus ojos  de miel
Que jamás te hizo falta  cariño













miércoles, 11 de febrero de 2015

Estan Burlándose de Todos

La democracia en México es una simulación; se nota desde las campañas electorales, desde las pancartas vemos candidatos sonrientes quizá ya saboreando el botín o, lo que es peor, por pura mercadotecnia, dejando claras las intenciones económicas tras las sonrisas.

Si, hoy todos sonríen durante las campañas, pero, ¿alguien recuerda a Lázaro Cárdenas sonriendo en campaña? ¿A Carranza? ¿A Juárez? Claro que no, estos hombres se tomaban la democracia, o la política, en serio; si llegas al poder porque tú imagen  fue bien tratada y promocionada por la mercadotecnia no tienes los méritos para ejercer tal poder, sólo eres un producto bien colocado en el mercado electoral; mercado electoral, en eso se ha transformado la democracia hoy en día, ya no se trata de postular candidatos con los méritos para ostentar el poder con responsabilidad, ahora se trata de vender el producto más bonito aunque se tenga que mentir, ¡justo como lo hacen los comerciales de televisión! Esos que te prometen quitarte los granos, lo gordo o la celulitis. Y entre el candidato y el partido político pretenden y prometen quitar los granos  a México, y el mexicano, que ya aprendió a creerse toda la basura de la "tele",  no duda de su veracidad.

Basta de juegos; la democracia o la política no son cuestión de risas, no es cuestión de negocio, no se trata de vender al candidato con mercadotecnia; pero tristemente lo es y las personas con los méritos para hacer un buen trabajo rara vez llegan al poder, y cuando lo hacen la abrumadora mayoría de corruptos los aplasta; me enoja ver a un político sonreirme desde una pancarta de campaña, desde un espectacular, desde una calcomanía en un coche, me molestan sus comerciales donde abrazan gente pagada y sonríen, y sonríen  burlándose de mí, de nosotros, de todos.

sábado, 7 de febrero de 2015

Mente humana según mi opinión

No soy psicólogo ni especialista en la materia pero a través de mí aprendizaje y experiencias he llegado a la siguiente conclusión acerca de la mente y el alma humanas.

La mente se compone de cuatro partes; el yo ideal, el ego, lo que crees ser y el ser.

El juego de la mente en el que todos nos vemos atrapados consiste en un ideal que nos llama a alcanzarlo mientras el ego nos tira de los pies para evitar que lo dejemos, al estar atrapados entre el ego y en ideal le damos valor a eso que creemos ser dejando de lado el verdadero ser. De este constante estrés surgen los malestares mentales.

El yo ideal es esa meta a la que tenemos que llegar tanto física como moral y mentalmente; es la expresión máxima de los ideales y sueños que otros han vertido en ti y los que el ego cree que deberías tener. Te dicta por donde tienes que moverte para alcanzarlo. Si hubiera que personalizarlo sería una versión de ti pero más alta, más atractiva, con alto carisma y cualquier otra cualidad que siempre has soñado tener. Por lo general si logras llegar a esa meta automáticamente se crea una nueva, por lo que el yo ideal jamás será alcanzado.

El ego es eso que constantemente te recuerda que no puedes hacer tal o cual cosa, aquel que te dice que no puedes cambiar;  pero también es aquella parte de ti que te hace susceptible a las ofensas y mientras más esclavo del ego seas más irritable y sensible estarás; porque el ego es, redundantemente, egoísta y desea toda la atención y cariño para él.

Lo que crees ser; son todas las etiquetas y títulos que has ido acumulando a lo largo de la vida, comenzando por tu nombre. Vives orgulloso de lo que crees ser, tienes un título de licenciado o ingeniero colgando en la pared o guardado con recelo y cada que puede hinchas  el  pecho y dices: yo soy ingeniero, soy licenciado, soy doctor, etc. Y exiges que te reconozcan como tal, como cuando obligan a sus alumnos a poner licenciado o ingeniero antes de escribir en nombre del profesor.
Tan orgulloso estas de tus creencias que las tomas como parte de ti, dices, soy cristiano, soy budista, soy musulmán, soy. Hay personas que  matarían por defender su religión porque creen que es parte de su ser.
Crees que eres tus estudios, crees que eres tu conocimiento, crees que eres tu religión y crees que eres tu nombre, pero no eres eso.

El ser.  Los perros carecen de yo ideal, del ego y  tampoco creen ser  algo; los perros simplemente son y no se enteran que nosotros les llamamos perros pues no les importa. De igual forma los gatos, nosotros les decimos "gatos" pero a los gatos no les importa como les llamen los otros y solo son; perros y gatos viven su vida siendo y andan por ahí corriendo, maullando y ladrando felizmente. El ser humano ha perdido el ser pues cuando no está envuelto en los juegos del ego se encuentra soñando ser el yo ideal y cuando no está en el ego ni en el yo ideal está  contemplando lo que cree ser, sus etiquetas. Solamente cuando el humano aprende a callar las voces en su cabeza, la discusión interna entre cada parte que quiere ser el yo principal, descubre el ser y encuentra la tranquilidad; entonces lo abandona el estrés y la neurosis, decide que pensar y cuando pensarlo; y cuando pensamientos de "no puedo" o "quiero" llegan a su mente podrá callarlos.

La mayoría de la humanidad vive siendo esclava del ideal, del ego o de lo que creen ser.

Cuando eres esclavo de los ideales te haces ambicioso y te frustras porque tu vida gira alrededor de algo que no podrás alcanzar y de lograrlo aparecerá algo más que perseguir. Vives enojado por un futuro que no ha llegado y te olvidas del presente.

Cuando eres esclavo del ego vives con miedo a equivocarte, a no ser aceptado, a que no te den cariño; con miedo a que se den cuenta que no eres perfecto; vives enojado y acosado por tus defectos y tus errores del pasado. Vives peleandote con el vecino porque crees que habla de ti o porque tu hablas de él. Vives en un pasado que ya se fue y te olvidas del presente.

Cuando vives siendo esclavo de lo que crees ser, éstas en el punto medio entre el ideal y el ego; tratando de satisfacer a ambos, que no son tú, buscas acumular logros y títulos que te hagan parecer bueno ante tus jueces internos, el ego y el ideal. Vives para el pasado y para el futuro Perdiéndote el presente.

Cuando vives siendo vives el presente; cuando callas las voces del ideal, del ego y de lo que crees ser escuchas mejor al prójimo y te escuchas mejor a ti mismo, que eres el que actúa en silencio; cuando callas esas voces te vuelves inmune a los insultos, intentos de provocaciones y chismes pues todos hablaran a lo que no eres y al no ser ni tu ideal,  ni tu ego, ni lo que crees ser no habrá insulto o chisme que pueda afectarte o dolerte y nadie podrá provocarte a actuar con violencia.

jueves, 5 de febrero de 2015

Del Consumo Sobre la Utilidad.

Si para sacar la licencia de manejo se pidieran  mínimo dos años de estudio de conducción y vialidad publica y, además, se hicieran test psicológicos y de temperamento para ver si el candidato esta apto para tener la responsabilidad de manejar un vehículo, no habría tantos accidentes; el problema es que vemos esto de la conducción como un lujo, un juego o una necesidad cuando en realidad es una responsabilidad, pues tienes tu vida y la del peatón en tus manos. El problema en si viene desde la industria automotriz que promueve el automóvil como un lujo que todos deben tener y que los hace más importantes, sobretodo a los hombres se nos ha lavado el cerebro con la idea de que el auto es un imán de mujeres y a ellas con la idea de que el príncipe azul ya no viene en un corcel blanco sino en un ferrari.

Llenado más a fondo; la sociedad de consumo en la que vivimos tiende a promover el consumo y a dejar de lado la utilidad, calidad y eficiencia; con esto no quiero desir que los autos no sean de calidad y eficientes sino que nos han convencido de nesesitar un camioneton aunque solo seamos tres en la familia, nos han convencido de viajar en un coche para cinco ocupando un sólo asiento cuando seria más eficiente dejar el coche en casa y viajar en transporte público; entonces dices indignado: ¡¿autobús?! Eso es para pobres, si que te han lavado bien el cerebro.

Esto se aplica a toda la tecnología, esta avanza a pasos agigantados en cambio la psicología del usuario parece retroceder pues más que nada usamos la tecnología para perder el tiempo; con internet, por ejemplo, debería haber mayor numero de autodidactas pero lejos de usar la red para el aprendizaje su uso se estanca entre páginas porno, redes sociales y vídeos estúpidos de youtube.

Otro ejemplo muy claro del consumo sobre utilidad son los teléfonos inteligentes; tienen mil y una funciones, mil y una probabilidades, y el usuario común no sale de las redes sociales y uno que otro gadget que le parece coqueto. La tecnología avanza mientras el usuario se queda rezagado.

Lo peligroso del consumo sobre la utilidad es que esta, digamosle, filosofía está siendo aplicada  al ser humano; valorando más al que tiene mayor poder adquisitivo que al que es de mayor utilidad para la sociedad; todos admiran a los futbolistas por sus proezas y su riqueza, quisieran ser como el,  sin embargo pocos pensarían en ser un agricultor que aunque no tiene el mismo poder adquisitivo que un futbolista aporta más a la sociedad con su trabajo, ¡y nadie le aplaude ni le da premios!.

Actualmente las personas son más valoradas por su nivel de consumo que por su utilidad, eficiencia y calidad como seres humanos, esto le quita valor a la vida y esto nos lleva a un mundo  ineficiente e injusto; donde ley y los derechos  solo existirán para quien pueda comprarlos.

martes, 3 de febrero de 2015

Manual Para Escribir Una Novela

1.- Pensar en un tema o una historia que contar.

2.- Diseñar la línea de tiempo de los acontecimientos de la historia y giros de la trama; así como un borrador de los personajes que intervienen. Aquí también debes encargarte de diseñar el inicio de la trama y los posibles finales.

3.- Profundizar en el diseño de los personajes, dotándolos de personalidades y rasgos distintivos; de presente, pasado y futuro.

4.- Basándose en la línea del tiempo y en el diseño de personajes haz anotaciones sobre cómo reaccionarían  los mismos a los acontecimientos pudiendo llegar a eliminar personajes de la historia o intercambiar sus roles según su reacción a los hechos.

5.- Escribir el  borrador en el que plasmaras los hechos de la línea de tiempo desde el punto de vista de un narrador o algún personaje.

6.-  Dejar el borrador, en sucio, alejarse por un par de semanas; esto para perderle algo de cariño.

7.- Revisar y corregir; puede ser la ortografía y gramática, o algunos hechos de la trama que no te cuadren.

8.- Revisión de terceros; Consiste en imprimir el borrador ya corregido por ti para entregárselo a un grupo de personas de confianza para que estas lo lean y te hagan llegar sus opiniones, puedes dejar unas cuantas hojas en blanco para que ahí anoten sus opiniones. Ellos pueden encontrar errores que tú podrías haber pasado por alto.

9.- De ser necesario haz los cambios pertinentes.

10.- Llevarlo a tu casa editorial de confianza y con suerte podrá ser publicado; o publicarlo tu mismo como un eBook. 

lunes, 2 de febrero de 2015

Día 31- Fin de la Gesta, Fin del Reto.

Un mes ha pasado desde que di inicio a este reto y ha sido bastante productivo en muchos aspectos; he tenido momentos de iluminación que me han permitido sacar una que otra buena frase, por otro lado también existieron ratos frustrantes en los que ninguna palabra afloraba de mi mente; pero no me rendí, me exprimí el cerebro para lograr escribir mi cuota diaria de palabras. Me di cuenta que el oficio de escritor es más laborioso de lo que aparenta, no es cuestión de sentarse y dejar que las ideas fluyan en torrente para estamparse contra el papel dejando así un best seller humeante y listo para vender millones.

Por otro lado se ha inculcado en mí el hábito  de  la escritura y que poco a poco seguiré desarrollando hasta mejorarlo más; lo que sigue podría ser una novela o una serie de cuentos, no lo se, tengo muchas ideas y tengo la intención de realizarlas, de plasmarlas en algo físico o virtual.

Mientras tanto, ¿qué puedo escribir hoy? ¿Qué puedo escribir en mi último día?. ¿Qué tal  mi micro biografía?...

Nací en México,  en  el estado de Veracruz, en el hospital  del seguro social que queda sobre la avenida Cuauhtémoc; los primeros meses de mi vida los pase con mi madre; posteriormente mi madre tuvo que dejarme  al cuidado de mis abuelos pues ella tenía que trabajar arduamente. Cuando estuve en potrero nuevo viví aventuras y pasé buenos momentos con mis primos y amigos; tardes de juegos, excursiones a los cerros, idas al tianguis y noches de historias de miedo; mi madre no podía ir a verme a diario pero jamás faltó un fin de semana. Así pasaron los primeros siete años de mi vida.

Cuando tuve edad para ir a la primaria fue cuando vine a Veracruz, aquí conocí a mi hermano menor y empezamos a pasar nuestros días juntos, también conocí a otros  hermanos y al hombre que sería mi padre; a lo largo de esos años hubo grandes momentos en familia y también uno que otro conflicto pero así, lentamente, pasaron los años y me vi en la secundaria; con amigos diferentes a los de la primaria y que eventualmente me dejarían, y yo dejaría, atrás.

Los años de secundaria fueron rápidos y fugaces; no les presté mucha atención, por lo que podemos decir que no sufrí los males de la adolescencia; en el bachillerato conocí a mis amigos actuales, los cuales aún conservo y son muy importantes para mí, no aprendí tanto como podría esperarse de una educación preparatoria, pero algo se me quedo; en esta época viví mis primeras decepciones amorosas pero a la larga no les daría importancia.

Mi deseo por aprender siempre estuvo presente a lo largo de mi vida, dejé una carrera porque no me sentía a gusto;  ahora estudio otra que me parece más adecuada y que me deja mayor libertad para la escritura.

Actualmente continuo con mis estudios y he comenzado a tomarme más en serio el oficio de escribir; no se, en un futuro esto podría llegar a ser algo más que un pasatiempo o una pasión. Seguiré escribiendo constantemente para que mi habilidad mejore, eso es lo primordial en esta clase de tareas; la práctica hace al maestro.

domingo, 1 de febrero de 2015

Mis 500 Palabras- Día 30- Escribe a Tus Hijos 2

Hola chico o chica, o ¿por qué no? Los dos, ha pasado casi un mes desde que empeze este desafío de escribir 500 palabras diarias durante 31 días, ya estoy en la recta final,  y pienso que es tiempo de escribir algo para ustedes una vez más; en mi presente, que es mi futuro desde donde me leen, el sol brilla y el invierno se aleja poco a poco, comencé a escribir esto en un autobús yendo a una reunión con mis amigos esperando pasar un rato agradable, ahora me ocupa la tarea de escribirles algo importante.

Primero que nada quiero hacerles saber que los amo, aun en mi presente que no han llegado, y que siempre pondré ese amor por encima de todo; los hombres creen que la mayor riqueza que pueden llegar a tener  es una riqueza material, la riqueza que da el oro, la plata o cualquier mineral precioso, la riqueza que da el dinero y el poder; creemos tontamente que eso es lo más valioso del mundo; En esta sociedad vivimos en un error, adoramos la riqueza banal y nos olvidamos de lo realmente valioso para nuestra especie; lo verdaderamente valioso para el mundo son los niños que son las próximas generaciones de hombres y mujeres que tendrán el mundo en sus manos. Por tanto ustedes son lo más valioso del mundo para mi y a la vez la mayor riqueza de este hombre.

Tiempo atrás tuve un trauma, de cuando era pequeño, siempre quise defender a mi hermano menor, su tío José, siempre quise cuidarlo y protegerlo de todo daño; por desgracia para mí, en mi niñez y adolescencia, fui débil, miedoso e inseguro por lo que no podía defenderlo como mi corazón me lo exigía; siempre fallé en mi labor de protegerlo y cuando logré superar mis miedos e inseguridades para poder defenderlo él ya había crecido y se podía defender solo; esto lo considero mi mayor fracaso, por encima de cualquier fracaso profesional o amoroso, no pude defender a una de las personas más queridas por mí. Con esto quiero decirles que no cometeré el mismo error con ustedes, dejaré de lado mis miedos e inseguridades y los defenderé con mi vida; aunque tenga que vender mi alma porque ustedes serán mi tesoro.

Hay tantas cosas que quisiera enseñarles, hay tantas cosas que Aprenderé de ustedes; así es la vida, la gente piensa que por llegar a la edad adulta ya lo saben todo pero la vida a menudo les recuerda que no es así; siempre hay algo nuevo que aprender, algo nuevo que entender o que explicar;  todos somos aprendices, incluso un padre que pretende educar a sus hijos termina aprendiendo muchas cosas de ellos. Yo no soy perfecto, ni nunca lo seré, yo no lo se todo, ni nunca lo sabré, pero haré todo lo posible por responder a sus preguntas y por guiarlos de la mejor manera posible en esta vida que a veces es tan dura. Algunos budistas creen que antes de reencarnarnos elegimos a nuestros padres para aprender algo que ellos tienen para enseñarnos y nosotros algo a ellos, de ser así, no me queda más que agradecerles por elegirme como uno de sus maestros y también como uno de sus aprendices.

El futuro siempre parece tan distante pero a la larga nos alcanza y nos supera; puede parecer lejano el día que ustedes lean estas palabras, pero cuando ese día llegue el futuro será el presente y el día que escribí esto estará muy lejano en el pasado.