jueves, 9 de junio de 2016

Novedad y Pertenencia

La necesidad de ser algo, de pertenecer a algún grupo, en muchas ocasiones nos ciega, atrofia nuestra manera de pensar, pues ser más emocional que racional es una tendencia que, en lo que llevamos de este siglo, se ha instalado en el inconsciente colectivo de la cultura occidental. El individuo siempre anda buscando algo con que identificarse, algo que atribuir a su persona; yo soy esto, yo creo en lo otro, buscamos ponernos etiquetas para diferenciarnos de la colectividad pero, irónicamente, comportarse de esta manera te integra aun más en  ese colectivo del que deseas escapar.

Este aspecto, el hecho de querer pertenecer a un colectivo(aun pretendiendo que no quieres), es una necesidad humana muy básica, muy animal, tanto como lo es comer, dormir, orinar, defecar y el deseo sexual. Nuestro problema surge cuando esa necesidad de pertenencia es explotada por un sistema que requiere de un consumo de bienes y servicios para mantenerse a flote.

Es bien sabido que la mercadotecnia conoce a fondo la naturaleza humana y que usa este conocimiento para colocar ciertos productos o servicios al alcance del consumidor, sin importar que este no los necesite, los dueños del mercado explotan nuestra necesidad de pertenencia y nuestra falta de cuidado de nosotros mismos para implantar sus ideas en nuestro inconsciente; ¿qué ideas? todas aquellas que nos lleven a consumir de una manera desenfrenada, asociando mayor consumo a mayor felicidad nos han metido en un circulo vicioso y frenético,  en una lucha sin fin por complacer nuestro instinto de pertenencia que ahora esta enfermo pues paso de "soy valorado y pertenezco a un grupo por que soy útil y aporto algo" a "soy valorado y pertenezco a un grupo por que tengo la mejor ropa, el mejor coche, la mejor casa, el mejor cuerpo, la mejor pareja y lo mejor que el dinero pueda comprar".

Consumimos para tratar satisfacer nuestro ego por un tiempo pues siempre esta la novedad y para no sentirnos excluidos, para pertenecer, corremos a comprar ese nuevo celular, ese nuevo auto, ese nuevo disco de tal artista, ese nuevo reloj, esos nuevos zapatos, ese nuevo videojuego, ese nuevo... lo que sea. 




Publicar un comentario en la entrada