martes, 28 de marzo de 2017

De La Angustia y El Asco



En estos tiempos el humano Vive angustiado; angustiado busca la felicidad, angustiado busca el éxito y angustiado busca ser alguien. Desesperados buscamos darle sentido o justificación a nuestra existencia, queremos que estar aquí valga la pena, que la existencia tenga un significado místico y trasendental.

Al hombre y la mujer modernos la realidad les produce asco, un asco por la crudeza de lo natural, a tal punto que se le da preferencia a relativismos sobre  la evidencia y la razón. Si no podemos inventarnos una fantasía que nos complasca siempre habrá alguien dispuesto a vendernos una; en estos tiempos las experiencias exitantes están al alcance del dinero y la "felicidad" tan anhelada, o almenos un placebo temporal, también.

Los humanos buscan amor en otros, no sólo en humanos sino en animales y objetos, porque no son   capazes de amarse a si mismos; buscamos que alguien más nos reconozca como bellos y valiosos porque, en el fondo nos sentimos horribles e inútiles; sentimientos insanos y posesivos que mal llamamos amor. ¡Que va a saber de amor una criatura tan horrible como el ser humano!, ¡que va a saber de amor un ser tan insignificante y soberbio!.

En la actualidad vivimos angustiados y asqueados buscando amor, Felicidad, éxito y libertad; y siempre habrá alguien dispuesto a vendernos ese humo sustancioso, ya se en efectivo o a crédito.

¡soy importante!
¡soy valioso!
¡mirenme soy exitoso!
¡tengo alguien que me ama!
¡existo!
¡mirenme que libre soy!

Aullan los simios angustiados
Claman con asco y espanto
Los tontos engañados

No somos nada y vamos a morir...
Entender esto me quita la angustia y el asco.



miércoles, 10 de agosto de 2016

Actualización de: sobre la infidelidad y los tres pilares de una buena relación



-Texto original -

Primero que nada tengo que mencionar que los humanos tenemos la costumbre, maña, de idealizar a las personas que nos atraen de una forma u otra; pues el milagro del amor, que es producto de algunas reacciones químicas y algunos ideales filosóficos, nos hace ver lo mejor de esa persona que resulta tan especial; de esa forma quedamos atrapados por sus encantos llevándonos a hacer todo tipo de rituales y tonterías para demostrar que somos dignos de su amor; con el tiempo lo logramos y establecemos una relación que, aunque al principio parezca ir bien, a la larga termina fracasando. Pero ¿por qué? Te preguntarás ¿qué hicimos mal? Se reprocharan; simple, no supieron satisfacer las tres necesidades para tener una relación sana.




Por lo tanto una relación de pareja saludable depende de la satisfacción de tres pilares: 






1.- Satisfacción sexual(influye más en los hombres que en las mujeres; pero también depende del nivel intelectual y socio/económico) 






2.- Satisfacción Emocional(Influye más en las mujeres o en personas que se rigen por el hemisferio cerebral derecho ) 






3.-Satisfacción Intelectual(Tiene mayor influencia mientras mayor sea el grado académico o intelectual) 






Así, si uno de esos pilares no consigue satisfacerse con la pareja en turno, es muy probable que se busque a una tercera persona para la satisfacción de ese deseo incompleto; en otro caso se reprimen esos deseos y solo se logra desestabilizar la relación; es decir: 






si el deseo sexual de una persona no se satisface con su pareja buscará una tercera persona para satisfacerlo; si la necesidad de cariño, aventura y amor no es satisfecha por la pareja, buscará una persona que lo haga sentir esas emociones que tanto desea sentir y experimentar; y definitivamente alguien no durará mucho con una persona a la que considere ignorante o con la que no pueda tener platicas interesantes o constructivas. 






Tal vez decir que el amor y una buena relación de pareja necesita de una receta como los tres pilares que he mencionado le quita el encanto a esto de relacionarse y llegar a querer a otra persona pero considero que esto que he mencionado es una pequeña guía para tener relaciones de pareja más plenas y que al final uno decide cómo vivirlas. 



---------------------------------------------------

Como había dicho, o escrito, los pilares que sostienen una relación de pareja sana son: la sexualidad, lo emocional y lo intelectual; sin embargo me parece adecuado agregar un par de, o más, actualizaciones a mi hipótesis.




Pienso que el fracaso no sólo se da por la insatisfacción de los tres pilares también se fracasa por la saturación. Es decir: 






Si la sexualidad no se satisface el miembro de la pareja que se sienta insatisfecho buscará la satisfacción de su necesidad con otra persona, también si la vida sexual es demasiado exigente para una de las partes ésta termita hartandose o sintiéndose demasiado saturada en ese aspecto. 






Lo mismo ocurre con lo emocional pues si hay demasiada frialdad alguien terminará sintiéndose insatisfecho y si uno o ambos de los implicados suelen ser demasiado empalagosos, hablando de lo cursi llevado al grado infantil, terminarán por saturarse y por causar una repulsión que llevará a una necesidad de escape de la relación. 






En cuanto al aspecto intelectual hay que decir que es bueno actuar como idiotas de vez en cuando y ponerse serios cuando es necesario; el problema surge cuando una parte se pasa todo el día haciendo chistes o actuando como idiota pues esto puede llevar a pensar que no se toma nada en serio o que, efectivamente, es un idiota; por el lado del exceso, es tan malo actuar como idiota todo el día como lo es hablar de temas demasiado densos, si bien la inteligencia resulta atractiva resultará estresante para un miembro de la relación si el otro no para de hablar de todo lo que sabe sin darse el tiempo para tontear de vez en cuando. 






También pensaba añadir el pilar que llamaría “ lo económico” pues sin duda es una cuestión de estrés la carencia económica a tal grado que puede llevar a un conflicto que en muchas ocasiones destruye las relaciones. Por otro lado ser demasiado económicamente pudiente puede llevar a las relaciones por conveniencia, muchas de las cuales no satisfacen el resto de los pilares. Lo ideal sería que cada parte de la relación se hiciera cargo de su propia economía a menos que se busque algo más serio. Sin embargo he decidido que el factor económico pase a ser algo secundario, pero no menos importante,a estos pilares. 






Analizando ahora en su conjunto podemos decir que la insatisfacción es el incumplimiento de las necesidades de un aspecto, la saturación es todo exceso en un aspecto y la satisfacción es el equilibrio adecuado para mantener cada aspecto, pilar, de la relación sano. ¿Difícil? Si, pero no imposible.

jueves, 14 de julio de 2016

cuenta gotas

si no sabes que vas a escribir no puedes escribir nada, tiene que existir un punto de partida para empezar a plasmar palabras en la pantalla de la computadora o en una hoja de un viejo cuaderno.

necesitas aislamiento, estar rodeado de gente no ayuda a que las palabras fluyan; la soledad es el lubricante adecuado para que las ideas pasen de tu cerebro a la punta de tus dedos, a las teclas o al papel.

párrafos cortos, cuando la inspiración es esquiva. cortos como disparos certeros.


viernes, 24 de junio de 2016

Bosque Profundo

Árbol tras a árbol, tronco tras tronco; te encuentras perdido en un mar infinito de verdor que pronto, en cuanto se oculte  el sol, se convertiría en  penumbra, puedes ver a lo lejos los rayos de luz rojizos filtrándose entre las hojas. Continúas caminando mientras las sombras se alargan hasta que, al extinguirse los rayos del sol, desparecen; luego un gran silencio se apodera del bosque, como si la vida se pausar para que las criaturas del día cambien turno con las de la noche, te detienes a buscar la linterna que llevas en la mochila, por un momento los únicos sonidos que rompen la armonía son tu respiración y tus torpes intentos de sacar el artefacto, entonces la vida se pone en marcha de nuevo, primero escuchas el rítmico grillar de los insectos nocturnos, crujir de hojas lo acompaña y uno que otro batir de alas lejano, tus instintos más primitivos  te ponen en estado de alerta, por fin sacas la linterna y con alegría compruebas que funciona  pues sin ella no podrías ver más allá de medio metro; esta noche no hay luna y los arboles más altos no dejan pasar la tímida luz de las estrellas.
La luz artificial que alumbra tu sendero te tranquiliza un poco, pero no te acostumbras a los ruidos repentinos y las extrañas siluetas que huyen de tu luz te perturban, aunque trates de convencerte a ti mismo que deben ser animales que sorprendiste en medio de su descanso y que al verse sorprendidos huyeron; de pronto algo golpea tu cabeza, tu gimes y si hubiera alguien para verte notaria que el color se escapo de tu cara, apuntas tu luz en dirección al agresor solo para descubrir una rama de un árbol que no viste,te ríes como un tonto y  casi seria gracioso, si no fuera porque el bosque se ha reído contigo. 


jueves, 9 de junio de 2016

Novedad y Pertenencia

La necesidad de ser algo, de pertenecer a algún grupo, en muchas ocasiones nos ciega, atrofia nuestra manera de pensar, pues ser más emocional que racional es una tendencia que, en lo que llevamos de este siglo, se ha instalado en el inconsciente colectivo de la cultura occidental. El individuo siempre anda buscando algo con que identificarse, algo que atribuir a su persona; yo soy esto, yo creo en lo otro, buscamos ponernos etiquetas para diferenciarnos de la colectividad pero, irónicamente, comportarse de esta manera te integra aun más en  ese colectivo del que deseas escapar.

Este aspecto, el hecho de querer pertenecer a un colectivo(aun pretendiendo que no quieres), es una necesidad humana muy básica, muy animal, tanto como lo es comer, dormir, orinar, defecar y el deseo sexual. Nuestro problema surge cuando esa necesidad de pertenencia es explotada por un sistema que requiere de un consumo de bienes y servicios para mantenerse a flote.

Es bien sabido que la mercadotecnia conoce a fondo la naturaleza humana y que usa este conocimiento para colocar ciertos productos o servicios al alcance del consumidor, sin importar que este no los necesite, los dueños del mercado explotan nuestra necesidad de pertenencia y nuestra falta de cuidado de nosotros mismos para implantar sus ideas en nuestro inconsciente; ¿qué ideas? todas aquellas que nos lleven a consumir de una manera desenfrenada, asociando mayor consumo a mayor felicidad nos han metido en un circulo vicioso y frenético,  en una lucha sin fin por complacer nuestro instinto de pertenencia que ahora esta enfermo pues paso de "soy valorado y pertenezco a un grupo por que soy útil y aporto algo" a "soy valorado y pertenezco a un grupo por que tengo la mejor ropa, el mejor coche, la mejor casa, el mejor cuerpo, la mejor pareja y lo mejor que el dinero pueda comprar".

Consumimos para tratar satisfacer nuestro ego por un tiempo pues siempre esta la novedad y para no sentirnos excluidos, para pertenecer, corremos a comprar ese nuevo celular, ese nuevo auto, ese nuevo disco de tal artista, ese nuevo reloj, esos nuevos zapatos, ese nuevo videojuego, ese nuevo... lo que sea.